miércoles, 21 de septiembre de 2016

PROGRAMA SIRIA: Desde nuestra labor adherimos al Proyecto de JUCUM “Una iglesia, Una familia” para recibir a refugiados en zonas de conflicto

En el marco del programa "Una Iglesia, Una Familia", la organización cristiana Juventud Con Una Misión (JUCUM) y en cooperación con la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) está en condiciones de recibir en Argentina a 40 familias sirias que se encuentran en condición de refugiados en zonas de conflicto. Red Solidaria En Misión adhiere para cooperar desde su función de Ayuda Humanitaria a la labor nacional de este proyecto. Esta iniciativa se desarrolla en total cooperación con el "Programa Siria", que es un visado humanitario llevado a cabo por las autoridades del gobierno argentino desde 2014.
El Programa Siria fue implementado en el año 2014 según D.3915/2014; fue puesto solidariamente en marcha por el gobierno de la Dra Cristina Fernández de Kirchner para recibir a los refugiados de ese país en crisis y así brindarles ayuda humanitaria y por el cual desde ese momento varias familias ya ingresaron a nuestro suelo patrio y están entre nosotros. Tanto por lo que dice nuestra constitución nacional como por nuestra fe en Dios es un buen criterio que las actuales autoridades prorroguen el programa y podamos como nación seguir ayudando.
El proyecto "Una Iglesia, Una Familia" consta en que las familias a recibir sean hospedadas por 40 iglesias evangélicas distribuidas en todo el territorio nacional y quienes les proveerán vivienda, sustento y asistencia integral, colaborando así en su inserción gradual en nuestra sociedad. 
El proyecto se encuentra en la fase de entrevistas a familias sirias como así también en la selección de iglesias dispuestas a comprometerse en responder a la crisis global de refugiados. Las primeras familias llegarán al país a finales de noviembre, una vez cumplimentados los respectivos trámites migratorios.
Juventud Con Una Misión es una organización cristiana internacional, con comunidades y ministerios en más de 150 países del mundo, discipulando y entrenando personas llamadas por Dios para el trabajo misionero en cada área de la sociedad y en cada nación.